Crónica de la concentración contra la violencia policial ejercida contra estudiantes een Barcelona

A las 12:00 horas del pasado día 25 de Marzo se concentraron 80 personas en la Sub-delegación del Gobierno de Granada para protestar contra la actuación policial hacía cinco días en Barcelona, que supusieron el desalojo de los estudiantes de su propia Facultad sólo por usarlo permanentemente como un espacio de reivindicación, trabajo e información sobre lo que es el Proceso de Bolonia. La violencia iniciada por la policía (los mossos, en concreto) tuvo como consecuencia numerosos heridos y contusionados, que posteriormente celebraron y justificaron corporativamente. Pero como hay mucha cara, no se han conformado con calentar las porras, y han procesado a los estudiantes.

A pesar de los pocos días que se tuvo para anunciar el acto (desde el lunes), de la fuerte presencia policial, y de sus intentos de intimidación (se llevaron aparte a algunos indocumentados), estudiantes de la Universidad de Granada acudieron para manifestar su indignación ante estos hechos, y se cantaron consignas especialmente contra la policía y los cuerpos represivos, sin olvidar algunos contra la implantación del Plan Bolonia, cuestión que motivó la mencionada actuación policial. “Somos estudiantes, no delincuentes”, “Vergüenza me daría, ser policía”, “Ahí están, esos son, los piquetes del rector”, “No a Bolonia”, “¿Qué carrera estudiaron, los de azulón?”, etc. Se desplegó además una pancarta y se repartieron unas octavillas para informar a los transeúntes. Trabajadores de la Junta de Andalucía y de otros centros de trabajo cercanos se sumaron durante un tiempo.

La concentración, auque no muy grande pero sí muy animada, derivó posteriormente a un corte en la Gran Vía y el inicio de una manifestación hacia el Rectorado, donde la policía no actuó, conscientes de lo que ha pasado en Barcelona. Una vez en el Rectorado continuó la concentración aprovechando la presencia de algunos peces gordos por ahí. Finalmente se desplegó y se decidió ir todos en conjunto a una plaza cercana para una vez allí dispersarse.

Este es la octavilla que se repartió:

El pasado 19 de marzo, a las 5.30 de la madrugada, los mossos d´Escuadra entraron en la facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Barcelona (UB) para terminar con la ocupación de los estudiantes de dicho centro como protesta contra la imposición del Plan Bolonia y la Universidad anti-democrática, y la utilización de este espacio como punto de trabajo e información sobre estas reivindicaciones.

El edificio fue desalojado violentamente a petición del rector de la Universidad de Barcelona (UB), Didac Ramírez, posteriormente arrepentido (o eso afirma) tras ver las consecuencias de sus decisiones.

Indignados por la actuación de los mossos d´ Esquadra, los desalojados y otros estudiantes iniciaron una marcha por la Gran Vía Catalana, la cual volvería a ser reprimida por la brutalidad policial. Se produjo entonces una segunda carga que se llevó por delante a manifestantes, periodistas y algunos transeúntes (incluido un niño de 10 años). El enfrentamiento ha dejado 6 detenidos, 16 imputados (con cargos por desobediencia civil) y decenas de heridos, aparte de los 5 mossos, uno de ellos de gravedad. A la consternación general se ha de sumar que más tarde se encontraría en el foro de los mossos comentarios en los que sus compañeros se regodeaban y celebraban la violencia de la represión.

Los estudiantes ya llevamos tiempo en lucha contra el plan Bolonia, compendio de leyes que pondrán las artes y las ciencias al servicio de las entidades financieras que subvencionen la universidad, a la que a su vez solo podrán acudir aquellos que puedan costearse las altas tasas de las matrículas. Asimismo los trabajadores y los más desfavorecidos no podrán acceder a los estudios superiores. La Universidad sufre un cambio de definición: ya no es el centro de conocimiento y saber superior, sino una entidad que responde a la “demanda de la sociedad” (representada por las instituciones y las empresas). Por ello es de esperar las protestas y
reivindicaciones de la comunidad universitaria y la preocupación del resto de los sectores de la Enseñanza.

El poder, sin embargo, como no podía ser de otra manera, ha respondido de la única manera que sabe hacerlo: mediante el uso de la fuerza.

EN SOLIDARIDAD CON LOS ESTUDIANTES BARCELONESES HERIDOS Y PROCESADOS, CONTRA LA BRUTALIDAD POLICIAL.

Sindicato de Enseñanza de CNT-AIT Granada